Querido Luis Enrique:

Estoy triste y decepcionado. Ya, ya sé que solo es fútbol, pero no vengas tú a explicármelo justamente ahora. La verdad es que podías haber rectificado un poco y no repetir lo mismo hasta la saciedad. Quise creer en ti hasta el final (que no hasta la final), por España y por todos esos perversos mierdas que solo querían que fracasases a costa del perjuicio de nuestra selección, incluso para cerrarles el pico a todos esos estúpidos cuñados que solo tienen cultura de club (de su puto club), pero los hechos son los hechos... joder, Luis Enrique, métete la posesión por el culo y, por lo menos, obliga (como plan B) a que de cada 8 pases uno termine en banda para que este centre al área y a ver que pasa (hasta que sonara la flauta hubiese servido). A los moros (calma, lee la RAE), las 3 veces que centramos al área, se cagaron patas abajo y les cundió el pánico... pues nada, don erre que erre... pase y pase y pase y pase y ahora se la mandas a Unai para que nos ponga un rato los huevos de corbata... vale, se puede perder, eso lo acepto, pero no como gatitos acobardados en la copa de un árbol (realmente iba a escribir "como mariconas de playa").

Por lo demás, me alegro de que tengas más salidas que el metro, pero evita por una vez, por favor, coger la de la soberbia.

Estoy muy cabreado. Hice lo que pude.

------ Comparte en tus redes. ¡Muchas gracias! ------

Adictos a la euforia es lo nuevo de RevolveR. Mi querido Carlitos hace mucho tiempo que no tiene que demostrarle nada a nadie, pero ahí sigue, creciendo como persona y artista, pariendo excelentes canciones atemporales, refinándose en los textos que interpreta y manteniendo, año tras año, la constancia en el esfuerzo. Un tipo honesto. Respeto.

------ Comparte en tus redes. ¡Muchas gracias! ------

La verdad es que el fallecimiento ahora de Mak (Octubre) junto al de su compañero Bali solo hace unos pocos meses (Julio) me han tocado un poco la línea de flotación. Vaya racha que llevamos de un tiempo a esta parte. Estoy hasta los cojones del poder de lo inevitable, pero imagino que habrá que seguir hacia adelante con la mejor de nuestra actitud. Mak cantaba que era el mejor y un hueso duro de roer. Tomo su tetigo para gritar que somos duros de roer, somos los mejores. Llevo un par de días recordando con cariño la discografía de Mak y Los Desertores. Estoy en un bucle nostálgico de canción tras canción, disco tras disco. Publicaron cuatro trabajos de estudio y un directo en sus 41 años de existencia... Se dice rápido, más de cuarenta años de verdad y autenticidad, ojo, aquí no hay palabras de relleno ni consuelo. Simplemente, eran la leche. Eran de fiar. Comenzaron en el año 1981 y salvo los cambios en la batería, el núcleo duro siempre fue el mismo: los hermanos Benegas (Santi y Gato) y el fiel escudero Bali. Lealtad. Como decía, estoy a piñón fijo con ellos tal cual Jack Nicholson en El Resplandor y creo que se merecieron mucho más de lo que la miserable industria musical les ha dado. No importa, no nos va la sopa boba, ni a ellos ni a mí, y esos cinco discos grabados con máximo esfuerzo por genuinos obreros del rock es un legado más que decente, honrado y primoroso que han dejado para la historia del mundo subterráneo valenciano, para la historia del underground español. No solo me emociono al escucharlos, los reivindico con la cabeza muy alta.

- El retorno del vicio (1987)
- Mala reputación (1990)
- Jugando con el diablo (1998)
- Baja y ponte al corriente (2010)
- Todavía vivos y... en directo (2018)

Este es mi rescate emocional, para este BLOCdeROCK y para que ustedes lo disfruten. A la memoria de Mak y Bali.

------ Comparte en tus redes. ¡Muchas gracias! ------

Si hace muy poco nos dejaba un desertor de pro, el bajista Bali Argandoña, justo hace unos minutos, uno de mis mejores amigos (gracias Edu) me da la mala nueva de que mi querido Mak (Santiago Benegas) también ha partido rumbo hacia el infinito para pasar a engrosar las filas de esa gran banda que tenemos en las estrellas compuesta por otros que se fueron antes. La lista, lamentablemente, comienza a ser extensa... como siempre digo, inevitable.

Sé que, por desgracia, dedico demasiado tiempo a dar noticias nada gratas en mis redes sociales, pero os juro que me siento con el deber de honrar la memoria de esos pequeños grandes héroes de mi mundo subterráneo valenciano. Ellos, muchas veces y sin saberlo, me brindaron el sol y con sus sueños de rock and roll ayudaron a que llegara hasta aquí. Me niego a que pasen de puntillas al baúl de los recuerdos. Para todos ellos mi respeto y admiración.

Santi fue la cabeza visible del proyecto Mak y Los Desertores. Voz y guitarra del combo que en su día bautice como la Creedence de Ribarroja... ya, ya... que exagerado, Manolo, pero quien los ha conocido seguro que ha quedado cautivado por la magia de estos ribarrojeros, tanto como personas como rockeros. Quien los ha conocido saben perfectamente de lo que hablo. Y me entienden. Esto es una cuestión que va más allá de tres acordes y una canción.

Grandes Los Desertores, grande Mak. En los 80 tuve la suerte de programarlos en Gasofa y en Garage. En mi corazón siempre ha habido un hueco especial para ellos. Incluso llegado los 90, 1998 para ser más exacto, publiqué con Subterráneo Records su disco "Jugando con el diablo". También escribí aquella hoja de promo donde decía de ellos: "A esta banda tienes que escucharla con una cerveza en la mano, marcando el ritmo con los pies y cogiendo a tu chica de la cintura (recuerda que tienes dos manos)... ...Regalan diversión, honradez y cariño. Mak y Los Desertores sobreviven libres de prejuicios, modas y postureos, son la humildad personificada sin estúpidos complejos. Maman y escupen rock sin contemplaciones. Y lo mejor de todo, no le deben nada a nadie".

Querido Mak, ya le pueden dar por culo a este "perro mundo". No hace falta que bajes, estás al corriente de todo.

Viaja. Descansa en paz. Te queremos.

Foto por Javier Brisa

------ Comparte en tus redes. ¡Muchas gracias! ------

¡Vaya racha, señores!

El pasado 25 de julio, y con cierta quietud, estaba recordando la figura de Hilario Cortell con motivo del 20º aniversario de su fallecimiento. Y la verdad es que una vez transcurrido un prudente tiempo de duelo, la mirada hacia atrás en busca de recuerdos suele ser menos triste y te quedas con los grandes momentos, con todos aquellos que aún te hacen esbozar una sonrisa. Es la aceptación de lo inevitable. Es el camino de la vida. Son las leyes que en los 80's creíamos que no iban con nosotros. Bueno, ya sabemos la lección.

Lamentablemente, el libro de los adioses sigue inexorablemente llenando sus páginas. Hoy toca despedir a Bali J.S. Argandoña, bajista de los míticos Mak y Los Desertores, esa banda tan especial que siempre consideré como mi Creedence de Ribarroja. Bali, un tipazo auténtico, limpio de pose y clase obrera de verdad, como me acaba de comentar mi querido Edu Guillot, palabras que por supuesto, suscribo y amplío.

Vamos, Bali (+ Julio 2022), sigue calle arriba, hacia el infinito. Siempre estarás en nuestros corazones.

Foto por Teyma en Pub Dubliners
(Ribarroja de Turia, Valencia). Julio de 2010

------ Comparte en tus redes. ¡Muchas gracias! ------