La comarca del Campo del Turia debería poner, como merecido tributo, un monumento conmemorativo a estos ribarrojeros de pro. Mak y Los Desertores han sabido perseverar, sin fisuras, con su núcleo principal durante más de 30 años de existencia. Y eso, sin duda, es una tarea meritoria y harto compleja en el mundo de la farándula, la noche y el rock and roll.

Santi Benegas (guitarra y voz), Antonio Benegas (guitarra y coros) y Bali Argandoña (bajo) han mantenido prendida, a las duras y a las maduras, la llama de su particular sueño. En este interminable viaje han contado con las baquetas de Diego Benegas, Arturo Atienza y, actualmente, Chordi Folgado. Hasta ahora habían publicado cuatro álbumes, "El retorno del vicio" (Utopía Batusi, 1987) producido por Carlos Goñi (Comité Cisne, Revólver), "Mala reputación" (Pertegás, 1990), "Jugando con el diablo" (Subterráneo Records, 1998) producido por Adolfo Barberá (Glamour, Ceremonia, Seres Vacíos) y "Baja y ponte al corriente" (Neandertal, 2010), además de un vídeo single con la canción "Me has hechizado" (Neandertal, 2015). Y digo hasta ahora porque este 2019 han arrancado con una doble entrega en formato CD+DVD. Una grabación en directo realizada el año pasado sobre el escenario del Auditorio Municipal de donde son oriundos y que contempla un magnífico repaso a sus canciones más representativas. Disfrutar de la visión y audición de este emotivo concierto es casi una obligación para cualquier amante del buen rollo, que es justo lo que destilan, y han destilado siempre, Mak y sus leales secuaces.

Estos tipos no han cambiado en nada, ni falta que les hace. Su sonido es inconfundible porque han conseguido tener su marchamo personal, ni mejor, ni peor, pero sí todo un logro del que sentirse orgulloso. Es un combo que hay que escucharlo con una cerveza en la mano, marcando el ritmo con los pies y cogiendo a tu chica de la cintura (recuerda que tienes dos manos). Regalan diversión, honradez y cariño. Sobreviven libres de prejuicios, modas y postureos, Mak y Los Desertores son la humildad personificada sin estúpidos complejos. Maman y escupen rock sin contemplaciones. Y lo mejor de todo, no le deben nada a nadie.

Hoy, y con motivo de este imprescindible estreno titulado "Todavía vivos y... en directo" (Neandertal, 2019), tengo el placer de volver mi vista hacía 1987 y recordar con todos vosotros el vídeo del tema "Tú no quieres nada de mí", uno de esos pequeños grandes éxitos de la Movida Valenciana de clubes, antros y tugurios.

¿Me imaginas viajando por la Ruta 66 americana sin que suene de fondo y a piñón fijo la Creedence? No, ¿verdad?, porque sabes que sería tan absurdo como circular por la A3 española sin la banda rompedora devorando los kilómetros.

Lo tengo muy claro, Ribarroja del Turia le debe el nombre de una calle a Mak y Los Desertores.

 

------ Comparte en tus redes. ¡Muchas gracias! ------