Los Radiadores publican Los perros ladraron

Me he sentado a escribir estas líneas, después de tomármelo con la parsimonia y el respeto que esta nueva entrega de Los Radiadores, a mi juicio, se merece. Ahí está mi tocata, desengrasado, girando sin urgencias, al tempo que marca la sublime Buddy Holly y Los Radiadores, cómo no, sonando en mi habitación. La banda formada por Raúl Tamarit, El Joven, Sergio Domingo y Vicente Metralla puede sentirse muy orgullosa de este disco. Y tú y yo estamos de suerte ante tanta cabezonería y constancia, pues fruto de ellas ha nacido este soberbio LP titulado "Los perros ladraron".

Esta tarde me he machacado "Gasolina, santos y calaveras", "Manual de supervivencia" y, por supuesto, "Los perros ladraron", no exagero, me he metido un impresionante chute sonoro de Los Radiadores y cuanto más me adentraba en su mundo, más me gustaba y menos miedo tenía a una posible mala sobredosis. Ya, ya sé que hay muchos más discos que oír sobre la mesa de trabajo, no hay tiempo que perder, la inmediatez, el usar y tirar, que pase el siguiente... pero yo no tengo esos problemas y puedo saciarme de lo que me dé la gana y hasta que me dé la gana, privilegio de los que ya no estamos en el negocio.

Y sí, estos tipos saben lo que quieren y lo demuestran a cada paso que dan. Pienso que han conseguido acuñar su propia marca de la casa. Hoy sí puedo afirmar que Los Radiadores suenan a Los Radiadores, no hay confusión posible, y este pequeño detalle es el que permite engrandecer y dar personalidad a un nombre, a un proyecto. No está al alcance de cualquiera, te lo asegura un perro viejo cansado de mediocridades y de estrellas del r'n'r.

"Los perros ladraron" es un sabio e inteligente avance en la carrera del combo valenciano, me encanta su sobria producción, entiendo que Dani Cardona tiene algo que decir ahí; me atrapa el tratamiento de las guitarras, juguetonas y vacilonas por momentos, y, cuando se tercia, amurallan y enmarcan, demoledoras. La base rítmica, Metralla y Sergio, se comporta durante todo el minutaje como es de esperar en una buena banda de Rock: viril, con gusto y contundente (no soy machista, ni machisto, ahórrate el comentario). Y dejo las voces para el final, Raúl cada vez es más dueño de la situación y eso se nota, para bien, en el resultado y acabado de las canciones. Buenas letras para un timbre de voz, que te podrá gustar más o menos, pero que es algo que sale del corazón, algo que nace de la convicción de alguien que siempre quiso tener una banda de rock and roll. Y eso son palabras mayores. A mí me agrada.

Los Radiadores siguen con la norma de contar con escasos colaboradores en sus grabaciones, exceptuando las puntuales aportaciones de nuestro querido Manolo Bertrán, este larga duración sabe, y bien, a coto privado del cuarteto. Se agradece.

Este trabajo, con un bonito arte final a cargo de Balbina Benito, lo tienes disponible en las plataformas digitales (Spotify, iTunes y BandCamp) y en formato vinilo, en tirada limitada para coleccionistas, en la web de la banda. No te lo pienses, más no te pueden dar (por ahora).